Atrás

Noticias_Entrevistas_Emilio Alzamora vs Marc Marquez

Un talento natural, madurez y predisposición al sacrificio", claves de Marc Márquez según Emilio Alzamora

Marc Márquez sorprendió desde el principio a su mentor deportivo, el campeón del mundo de los 125 c.c. en 1999, el ilerdense Emilio Alzamora "€œpor su talento natural, su madurez a pesar de la corta edad -€“doce años- a la que lo conoció y por su incuestionable predisposición al sacrificio en todo momento"€.

Alzamora conoció a Marc Márquez, personalmente, "cuando tenía 11 años y al coincidir con él en el Palacio de la Generalitat de Catalunya, cuando me rindieron un homenaje al finalizar mi carrera deportiva en el año 2003, pero yo ya conocía a sus padres por la relación que tenía con el moto club Segre", el club que vio nacer tanto a Alzamora como a los Márquez y que se encuentra en Lérida, provincia de la que los dos campeones son naturales.

El campeón del mundo de los 125 c.c. en 2010 posee un talento natural que ya quedó al descubierto con apenas cuatro años, cuando les pidió a los Reyes Magos su primera moto, pero además de ello el tiempo ha demostrado que sabe escuchar y atender a todas las explicaciones.

"Su madurez y espíritu de sacrificio son, desde luego, destacables, pero también el hecho de que sabe escuchar todos los comentarios que le indican tanto el equipo técnico como yo para mejorar su pilotaje", explicó Emilio Alzamora.

"Marc se inició con las competiciones de enduro para niños para pasarse a la especialidad de motocross y más tarde a competir con motos de velocidad de 70 c.c. en circuitos de Karting, creciendo como joven valor en el campeonato de Catalunya de 80 c.c. en circuitos de velocidad hasta llegar a la categoría de 125 c.c. GP, participando en el campeonato de Catalunya", comentó Emilio Alzamora sobre los primeros "pinitos" en el mundo de motociclismo del joven campeón de Cervera.

"Es a partir de ese momento, en el Campeonato de Catalunya de 125 GP cuando Marc se incorporó a la estructura de Monlau Competición, con apenas doce años y cuando comencé a trabajar con él", indicó.

Alzamora debió darse cuenta muy rápido de que entre sus manos tenía un auténtico diamante por pulir y no tardó nada en comenzar a trabajar con él pues desde el principio "trabajamos en la metodologí­a y técnica dentro y fuera de la pista, dentro de la pista aportándole información para perfeccionar la trayectoria y trazadas de su pilotaje, además de formarlo en los aspectos de puesta a punto de la moto".
"Como también en los datos técnicos o en la familiarización con la telemetría para poder interpretar las sensaciones cuando estaba pilotando y saber transmitirlas a los técnicos para mejorar la puesta a punto de la moto", comentó Alzamora a la revista del Club.

"En cuanto al trabajo fuera de la pista se trataba de saber entender que los fines de semana de una carrera se tenían que tener unas actitudes positivas, fueran bien o mal los entrenamientos y siempre buscando cómo poder mejorar su rendimiento, teniendo una metodología durante los intervalos cuando no se entrenaba en pista en los que trabajar en el box con los técnicos, preparando el equipo para entrenar o ayudando a los mecánicos limpiando las llantas de su moto por ejemplo", aseguró Alzamora.

Después de conseguir el título mundial de 125 c.c. y tras una intensa preparación de la temporada, los primeros grandes premios de 2011 en Moto2 no fueron demasiado alentadores por las caídas, razón por la que Alzamora reconoció que "fue un periodo de duro aprendizaje con muchas caídas en las que influyeron su poca envergadura en muchas de ellas, por querer llevar la moto a un límite que su cuerpo y también el potencial de sus motos no estaban preparados", reconoció Alzamora, quien agregó que "durante sus dos primeras temporadas en el CEV y Mundial la moto tenía que ir lastrada con 18 kilos".

Pero como bien dice el refrán, "lo que no te mata te hace más fuerte" y en el caso de Marc Márquez fue así.

"Entre sus virtudes destaca su trazada y el paso por curva muy rápido que aprendió en la categoría de 125 c.c., si bien actualmente en la categorí­a de Moto2 ha tenido que aprender dos aspectos importantes, como son la frenada, en la cual la retención del motor es superior que con las Dos Tiempos, debido a las principales características del motor Cuatro Tiempos y la salida de las curvas, teniendo que levantar la moto mucho antes para tener menor inclinación del neumático, pero sin perder su potencial con la alta velocidad en el medio de la curva", explicó Alzamora.

El ilerdense no cambió en lo más mínimo tras proclamarse campeón del mundo del octavo de litro en 2010, si bien es cierto, como explica Emilio Alzamora al Club Más Moto, que "cuando un piloto se proclama campeón del mundo consigue un sueño que le hace ser más fuerte mentalmente y le ayudará en el futuro a conseguir objetivos más altos para las categorías superiores, pero lo más importante es que a nivel personal no ha perdido un ápice de humildad y sabe escuchar para seguir creciendo como piloto y persona".

En esos primeros pasos en la nueva categorí­a de Moto2, tras su flamante título del octavo de litro, Marc Márquez tuvo que "adaptarse a la frenada de la nueva moto debido a las peculiares características de los motores de cuatro tiempos, además de dominar el peso de la moto a la hora de hacer adelantamientos en las carreras con más pilotos en pista, así­ como aprender a cambiar el régimen de las revoluciones de la moto a bajas vueltas, especialmente en la salida de las curvas lentas y así­ poder exprimir las marchas cortas como en la categoría de 125 c.c.", reconoció Alzamora.

Ese fue el trabajo de Marc Márquez a lo largo de toda la temporada y por ello que cuando tuvo bien aprendida la lección y tras ceder más de ochenta puntos respecto a su principal rival, el alemán Stefan Bradl al llegar al Gran Premio de Holanda comenzó una remontada que acabó siendo espectacular pero que quedó truncada por su secuencia de accidentes en Australia y Malasia.   

La pregunta era ineludible, ¿desilusionó el final de temporada?, pero Emilio Alzamora reconoció que tanto para él como para su pupilo "más que desilusión fue una sensación de impotencia, de no poder finalizar el gran trabajo que realizó durante todo el campeonato, y creo que sólo la mala suerte no quiso que Marc luchara hasta la última carrera por el campeonato del mundo".

Marc Márquez cerró su temporada mucho antes de lo previsto por los problemas de visión doble, pero a pesar de todo ha continuado trabajando con esfuerzo y dedicación durante todo el invierno para intentar llegar en las mejores condiciones a los primeros entrenamientos de la pretemporada.

"Afortunadamente Marc se está recuperando tal y como los médicos nos pronosticaron desde el principio y teniendo en cuenta que la recuperación se ha prolongado durante un amplio espacio de tiempo, los más de dos meses antes del inicio de la pretemporada han permitido que todo se solucionara de la mejor manera posible para afrontar con las mejores garantías el campeonato del mundo de 2012", confirmó Emilio Alzamora. 
 

Galería de imágenes