Atrás

Noticias_actualidad

Doblete de Álvaro Bautista, en Assen, con 250 revoluciones menos en su Ducati

El español Bautista (Ducati Panigale V4R) rompió una nueva frontera en el Campeonato del Mundo de Superbike al conseguir su undécima victoria consecutiva en el arranque de la temporada, un hito inédito en la historia de la competición, después de que el piloto toledano mantuviese una intensa batalla con un pequeño grupo delantero durante el primer tercio de la prueba, y sólo en su segunda mitad consolidó su diferencia sobre sus dos perseguidores más cercanos, el ídolo local Michael van der Mark (Yamaha YZF R1) y el campeón del mundo, el británico Jonathan Rea (Kawasaki ZX 10 RR), que completaron el podio de Assen.

Rea tomó buena nota de lo ocurrido en la primera manga, disputada el domingo tras cancelarse el sábado a causa de una intensa nevada.

En esa primera carrera el norirlandés perdió un tiempo precioso para llegar hasta el líder, Álvaro Bautista, que ya no le permitió pelear por el triunfo, por lo que el campeón del mundo salió como un disparo desde la tercera línea y consiguió situarse a rueda del español en apenas unas curvas y le superó antes de completar el primer giro.

Si en la primera carrera, el talaverano reconoció sentir la presión del tetracampeón, en la segunda carrera pudo sentir además del aliento de Rea también el de su compañero de equipo Chaz Davies (Ducati Panigale V4R), al menos en la primera parte de la carrera.

El galés escaló posiciones desde la tercera fila y entró en la pelea de cabeza, si bien Bautista recuperó el liderato en la quinta vuelta y Davies secundó la maniobra del español superando casi al mismo tiempo a Rea.

En el ecuador de la prueba, Bautista se asentó en su liderazgo con un segundo de margen sobre Rea, que ya se había librado del galés, que se fue alcanzado por la pareja de Yamaha, enfrascada en un pulso de poder a poder por una plaza del podio.

Bautista se empleó a fondo y marcó los mejores cronos del grupo, varios registros por debajo de 1:35 que le permitieron distanciarse definitivamente de Jonathan Rea, que suma doce victorias en Assen, para sumar el español su undécima victoria consecutiva con un margen de 4,6 segundos.

Desde 2012 ningún piloto de la marca de Borgo Panigale en la “Catedral” había estado en lo más alto del podio. Fue el francés Sylvain Guintoli, y no lograba un doblete desde la temporada 2008, con Troy Bayliss.

Bautista suma la victoria 48 de un español en Superbike e iguala a Rea en triunfos consecutivos, que sólo logró el año pasado, y se sitúa al nivel de Rubén Xaus, Regis Laconi y Stephane Mertens en número de victorias en esta competición.

Las malas condiciones climatológicas fueron clave en el desarrollo de la cuarta prueba del mundial de Superbike, pues durante la jornada del sábado comenzó a nevar en Assen. Sí, sí, a nevar, y ello obligó a Dirección de Carrera a anular la primera carrera de la cita y trastocar el programa de competición, por lo que se anuló la denominada carrera de la Superpole que se disputa el domingo por las mañanas y se establecieron dos carreras a la distancia completa, como antaño, para la matinal dominical.

Durante los entrenamientos Bautista, a pesar de ver cómo la comisión técnica decidía “limitar” su Ducati Panigale V4R en 250 rpm, tuvo la suerte de los campeones en la Superpole pues logró su mejor vuelta rápida justo antes de que se sacase bandera roja por el accidente del piloto turco  Toprak Razgatlioglu (Kawasaki ZX 10 RR) en la curva 15, lo que dejó sin opciones de mejorar a los ingleses Tom Sykes (BMW S 1000 RR), el mejor del viernes, sexto, Chaz Davies (Ducati Panigale V4R), séptimo, y el campeón del mundo en título, Jonathan Rea (Kawasaki ZX 10 RR), a continuación.