Atrás

Noticias_actualidad

Márquez suma siete y lanza su primer "envite" por el título de 2019

El español Marc Márquez (Honda RC 213 V) sumó su séptima victoria de la temporada y con ello lanzó su primer “envite” por el título mundial de 2019 al acumular una ventaja en la provisional del mundial idéntica al número que luce en el dorsal de su moto, 93 puntos, tras la discreta actuación de su rival más directo, Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP19), que sólo pudo se sexto.

Márquez planteó una estrategia magistral para la carrera, pues aunque sabía que los pilotos de Yamaha iban a ser sus rivales más peligrosos, no se desanimó en ningún momento y controló la situación, primero cuando el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) superó al español Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), que había sido el líder de entrenamientos, y también en la carrera hasta el principio del tercer giro, y después al controlar al galo hasta la última vuelta, en la que lanzó el ataque definitivo.

Pero Márquez se encontró en Quartararo a un complicado rival que supo mantener un muy buen ritmo de carrera en todo momento, aunque en la última vuelta el español sacó a relucir su potencial y “espoleado” por el incidente que vivió en los entrenamientos con Valentino Rossi, y a pesar de que su rival directo por el campeonato, Andrea Dovizioso, estaba muy atrás, el líder del mundial atacó como si en ello le fuera mucho más que una simple victoria, que a la postre consiguió.

El siete veces campeón del mundo ha dado un paso de gigante para proclamarse nuevamente campeón del mundo, beneficiado también por el bajo nivel mostrado por los pilotos de Ducati, con Dovizioso sexto y Petrucci en una más que preocupante décima posición, cuando faltan seis grandes premios por disputarse y la siguiente cita es en “zona amiga”, como es el circuito de Motorland Aragón en Alcañiz.

Con Márquez en lo más alto del podio, Fabio Quartararo fue segundo, Maverick Viñales acabó tercero y Valentino Rossi ocupó la cuarta plaza.

Pol Espargaró (KTM RC 16), segundo de entrenamientos en el mejor resultado para el fabricante austríaco, concluyó la carrera en la séptima plaza, por delante de Joan Mir (Suzuki GSX RR), en tanto que su compañero de equipo, Alex Rins, se fue por los suelos cuando estaba peleando en el grupo perseguidor del trío de cabeza.

Aleix Espargaró colocó la Aprilia RS-GP en la duodécima posición, por delante de Tito Rabat (Ducati Desmosedici GP18) y Jorge Lorenzo (Honda RC 213 V).

El español Augusto Fernández (Kalex) sumó su tercera victoria de la temporada y la segunda consecutiva en Moto2, en un conflictivo final de carrera con el italiano Fabio di Giannantonio (Speed Up), que lideró la prueba durante veinticuatro de las veinticinco vueltas, pero en el giro final se dejó sorprender por el pupilo de Sito Pons, que con cierta agresividad le superó y ganó por apenas una décima de segundo.

Desde el principio fue di Giannantonio quien marcó el ritmo de la carrera y tras él se situaron muy rápido tanto Fernández como el líder del mundial Alex Márquez (Kalex) y otro de sus rivales en el campeonato, el suizo Thomas Luthi (Kalex), que fue el primero en irse quedando atrás.

La prueba transcurrió sin demasiados sobresaltos hasta que se llegó a esa vuelta final, a la que Fabio di Giannantonio llegó con una advertencia por sobrepasar los límites del circuito, lo que le obligó a tomar ciertas precauciones, de las que al final se aprovechó Augusto Fernández, que se tocó con su rival pero aprovechó la circunstancia para liderar la prueba en los pocos metros que restaban para atravesar la línea de meta.

Con Fernández en lo más alto, le secundaron en el podio Fabio di Giannantonio y Alex Márquez, que cedió nueve puntos en el campeonato pero sigue líder con 26 puntos de ventaja.

Jorge Navarro (Speed Up) ocupó la séptima posición, por delante de Xavier Vierge (Kalex), Jorge Martín (KTM) en la undécima posición e Iker Lecuona (KTM), vigésimo primero.

El japonés Tatsuki Suzuki (Honda) no podía haber elegido un fin de semana mejor para conseguir su primera victoria en el campeonato del mundo de Moto3, pues integrante del equipo “SIC 58” que dirige Paolo Simoncelli, padre del fallecido piloto de MotoGP Marco Simoncelli, que da nombre al trazado de Misano Adriático, protagonizó una carrera muy inteligente, en la que marcó el ritmo inicial, dejó hacer a sus rivales en la segunda parte de la carrera y en el tramo final asestó el golpe definitivo camino del triunfo.

Y camino de ese triunfo se quedó el español Arón Canet (KTM), que superó todos los problemas de entrenamientos para ser segundo pero luego, cuando estaba peleando por el liderato con el grupo de cabeza, su moto le comenzó a dar fallos electrónicos, que al menos en dos ocasiones intentó solucionar entrando en sus boxes, pero sus mecánicos no localizaron la avería y se vio forzado a retirarse.

La suerte que le fue esquiva en “carne propia”, al menos se vio minimizada con el final de carrera de su rival por el campeonato y actual líder, el italiano Lorenzo dalla Porta (Honda), que no arriesgó más que lo justo al final de la competición para no cometer errores y por ello que se conformase con la quinta posición, que acabó siendo la octava al verse penalizado con tres segundos por exceder los límites del trazado en la última vuelta cuando ya tenía una advertencia por el mismo hecho.

Junto a Suzuki, en el podio acabaron el británico John McPhee (Honda) y el italiano Tony Arbolino (Honda), en una carrera que resultó muy accidentada y que comenzaron treinta pilotos pero apenas concluyeron dieciséis.