Atrás

Noticias_Reportajes_La Gran Evasion

REPORTAJE // Tu Gran Evasión

1.-LA GRAN EVASIÓN 1963.- John Sturges se basa en un hecho real y repite con el grueso del reparto de “Los siete magníficos” rodada tres años antes:

Steve McQueen, James Corburn o Charles Bronson se les unen James Garner, Richard Attemborough, Donald Pleasance, David McCallum y Gordon Jackson para dar forma a este gran equipo de especialistas en escapismo del ejército aliado.
La partitura de Elmer Bernstein junto con una gran fotografía y un guión maravilloso con un gran sentido del ritmo increscendo nos atrapa con cada uno de sus personajes además de un punto de sentido del humor  que se plasma en las estratagemas que lleva a cabo el equipo para evadirse  a través de un largo  túnel que comunica con el bosque, punto de salida para la salvación y su gran objetivo común: La libertad.
La huida en moto de Steve Mcqueen del campo nazi de prisioneros de guerra Stalag Luft III, es la escena cumbre de esta peli clásica del cine de fugas y la que me rondara en la cabeza durante toda la prueba de la Triumph SE.

SINOPSIS: El primer intento de escape fracasa, y sus dos organizadores, el capitán de la USAAF Virgil Hilts (Steve McQueen) y el oficial de vuelo de la RAF Archibald Ives (Angus Lennie) son encerrados en la nevera, una celda especial de aislamiento y castigo, en la prisión del campo, durante un tiempo. Cuando los tres estadounidenses del campo (Hendley, Hilts y Goff) están celebrando el Día de la Independencia de los Estados Unidos junto con los demás prisioneros (la mayoría británicos), los guardias descubren el primer túnel. Ives, muy deprimido, intenta un desesperado intento de escapar delante de las torretas de los guardias. Hilts lo ve y corre para detenerlo, pero llega demasiado tarde y los guardias matan a Ives.
Los miembros de la organización X trabajan organizados para excavar, confeccionar ropa de civil, falsificar documentos, vigilar las entradas de los barracones en los que están trabajando, conseguir materiales de contrabando, etc. El ruido que hacen los trabajadores se oculta con un coro de voces que canta en alta voz. La tierra del túnel la esconden en los bolsillos de los pantalones y la arrojan disimuladamente mientras pasean. El teniente de vuelo USAAF, Hendley (James Garner), "el proveedor", encuentra ingeniosas formas de proveer a todos de lo que necesitan, desde una cámara fotográfica hasta documentos de identidad. El australiano Louis Sedgwick (James Coburn), "el fabricante", confecciona muchas herramientas para la evasión, como las bombas de aire para el interior de los túneles. Danny Velinski (Charles Bronson), "el rey del túnel", se encarga de excavar, a pesar de sufrir de claustrofobia. Las falsificaciones son encargadas a Colin Blythe (Donald Pleasence). Antes de escapar, éste último sufre miopía progresiva y se queda ciego. Hendley se convierte en su guía cuando escapan. El capitán de la USAAF, Virgil Hilts "el rey de la nevera", se escapa continuamente y se deja atrapar al cabo de unos días. Con esto, ayuda a la organización a crear mapas de la zona y da información del pueblo y la estación de trenes más próxima.

Hilts roba una motocicleta de la Wehrmacht, pero es reconocido en un pueblo y, tras una persecución, es capturado en la frontera de Suiza.
Hilts también vuelve al campo y a la nevera. Allí, saca su guante de béisbol y su pelota, y la lanza contra la pared. El guardia se gira para oír el familiar sonido de la pelota rebotando contra la pared y sale de la prisión. La película termina con esta escena y con un cartel que dice Esta película está dedicada a los 50.


2.- Steve McQueen, The king of cool:

Steve McQueen (1930 Indianápolis - 1980 Ciudad Juárez)
Así se conocía a Steve Mcqueen  y  así te sentirás a lomos de la Triumph SE 
Es reconocido porque en toda su vida como actor, jamás utilizó un doble de acción, siendo él mismo el que manejaba arriesgadamente los vehículos en las tomas, la leyenda cuenta que tuvieron que contar con Bud Ekins su doble especialista y compañero de correrías endureras para  las escenas más peligrosas por el miedo a comprometer el resto de la grabación, como en tantas otras ocasiones. Steve tenía gasolina en las venas corrió en innumerables pruebas profesionales de motocross y enduro como la baja 1000,  los ISDE Seis días internacionales de Alemania del Este en 1964, prueba en la que su amigo Bud consiguió 4 medallas de oro y una de plata, se le podía ver asiduamente en circuitos como Laguna seca o Sebring con sus propios equipos o participando en otros punteros, su pericia al manillar y al volante era destacable.
Piloto, probador de motos, coleccionista y amante de los vehículos de motor siempre estará vinculada su imagen a la Triumph Trophy TR6 huyendo por las verdes praderas, Ford Mustang GT 390 Fastback en su persecución por las calles de San Francisco, imágenes de carreras en la película Le Mans (1971), con espectaculares  secuencias de la mítica carrera francesa, y donde llegó a dormir, durante el rodaje, en una de las caravanas de los pilotos, en el propio circuito, para sentir la competición.
También nos regalo unas cuantas frases que resumen su pasión por los motores: 
"No estoy seguro de si soy un actor que compite o un piloto que actúa".
"Pilotar es mi vida. Cualquier cosa anterior o posterior no es más que una espera".
"Las chicas se van, pero la moto siempre queda a mi lado"
" no sé qué tienen mis ojos de perro apaleado que hacen que la gente crea que soy bueno".

 

3.- Prueba:

  Las horas de preparación dedicadas a esta prueba, incluyendo ver  la pelí una vez más,  las mil fotografías y documentos  que San Google me ha permitido ver para intentar reproducir con más o menos realismo han sido "mi gran evasión",  es la prueba de moto con la que más me he divertido, (tanto en su producción como en la realización ;)  supongo que también tendrán mucho que ver las sesiones  de preparaciones flipantes de Café Racer que me estoy regalando últimamente en fotos y videos a modo de documentación , la búsqueda de localizaciones acordes a la película como el cuartel del Goloso y las negociaciones  con las autoridades para dejarme utilizar sus instalaciones como escenario a cambio de hacerse unas fotos con la moto .
He tenido  la suerte de haber probado muchas motos que me han hecho tener la sonrisa fija durante toda la semana de prueba, pero la Triumph SE  lo ha conseguido además en  la semana anterior y  posterior  a la prueba.

The Queen of cool:
Estamos de celebración, Triumph cumple 110 años y nos regala en su aniversario un remake de su Triumph Trophy TR6 utilizada en "La gran evasión" y además reclama su paternidad, camuflada entonces  (el ejército alemán sólo podría llevar BMW),  bautizándola con el nombre del mayor icono asociado a su marca Triumph Boneville Steve Mcqueen SE.
Triumph lanza en su serie limitada 770 unidades en todo el mundo de las cuales 70 en España, para nuestra prueba hemos dispuesto del número de serie 672, una placa dorada en la tija del manillar nos recuerda su exclusividad con su número de serie y el nombre de Steve grabado por si en algún momento se te olvida donde vas subido, tarea imposible por otro lado porque veras girar cabezas a tu paso o al parar la moto como si fueras una estrella de Holywood.
Aire vintage:
Es una adaptación de la Triumph T100 hasta conseguir clavar la utilizada en la peli, para ello han utilizado un color verde caqui único, conjugando con el negro mate de la mayoría de elementos y los cromados de faros y pilotos.
El depósito merece un aparte con su preciosa forma original y 16 litros de capacidad, engrandecido por los detalles como los protectores laterales de goma donde presionar las piernas cuando el aire pega con fuerza en carretera.
La personalización del modelo está muy cuidada con detalles como la marca en negro con tipografía típica militar en el depósito, la firma de Steve en las tapas laterales además de la placa con número de serie que nos recuerdan la limitación de unidades y la exclusividad del modelo, aparecen más  toques de negro mate en el aro de las ruedas con radios galvanizados, los muelles de amortiguación traseros, los cilindros y culatas en idéntico color
Sus elementos típicos de otra época nos transportan en el tiempo cual Delorian como su tapón cromado de gasolina con cierre a rosca a la antigua usanza, además camuflan su cerradura para dotar de mayor realismo el guiño retro, el cómodo sillón monoplaza en cuero gris (fácilmente homologable colocando reposapiés traseros) su parrilla trasera portabultos, los fuelles de goma negros en la suspensión delantera y  las tiras de sujeción del guardabarros delantero, le aportan un plus de aire retro, otra sencilla pero ingeniosa solución  para disfrazar la moto de época son sus carburadores falsos que alojan los inyectores en su interior, con tirador de aire incluido para quedarte con los más escépticos, es todo fachada por que la suavidad, el sonido, la ausencia de vibraciones en marcha y el bajo consumo con autonomías de 300 km nos devuelven de nuevo a nuestra época.
Los cromados también aportan lo suyo, destacamos antes el conjunto de faros y pilotos junto al tapón de gasolina a rosca, pero si hay un elemento que junto con el depósito dan personalidad propia a esta moto son sus dos preciosos escapes cromados que parecen dos cañones de metralleta apuntando hacia atrás, una vez te bajes de la moto y no puedas evitar mirarlos los veras humeando por el frio y sabrás de lo que hablo.


On the road:
Es la maquina perfecta para disfrutar por carreteras secundarias y de grandes paisajes sintiendo el viento, incluso cuando se reviran y empiezas a enlazar curvas el disfrute esta asegurado, su motor esta sobrado dispone de casi 900 cc con última tecnología de Triumph que le aporta potencia suficiente  con sus 68 cv para salir a carretera abierta y mantener velocidades altas de manera desahogada , tan sólo nos vemos limitados por el aire frontal que soportamos por su tipología aerodinámica.
En ciudad es muy ágil por su escasa distancia al suelo 775 mm, su peso moderado 230 kg y ángulo de giro, lo que  permite una maniobrabilidad destacable  para tratarse de un hierro legendario con una posición de conducción típica de las café racer.
En definitiva una joya de coleccionista que no deja indiferente a nadie, quien tenga el placer de probarla podrá sentir el espíritu de Steve McQueen y por otro lado llama la atención a su paso por algo es  The Queen of cool.

 

Galería de imágenes