Atrás

Noticias_Actualidad_Reportaje_Sinewan

El mundo en moto Sinewan

Un día, hace ocho años, arranqué mi moto en Madrid y comencé un viaje que, sin saberlo, se convertiría en mi forma de vida. Siete meses después llegué a Sídney, en Australia, tras haber atravesado más de veinte países, tres continentes, y haber vivido intensamente cada kilómetro recorrido, cada minuto vivido.

En Sídney terminó el sueño. Metí mi moto en una caja de madera y la mandé de vuelta a España. Yo volví en avión, pero con una idea muy clara: tenía que cambiar mi vida de oficina en Madrid por otra que me permitiera seguir recorriendo el mundo en moto.

 

El cambio de vida, eso de mandar toda al carajo, es algo que a muchos de vosotros seguro que se os ha pasado alguna vez por la cabeza. Yo siempre pensé en hacerlo, pero me costó muchos años dar el paso definitivo. Al regresar de aquel primer gran viaje, con la certeza de que me sentía mejor siendo nómada, comencé a dar pequeños pasos. Deshacerme de cosas, vivir con menos y no dejar de viajar por el mundo en moto, aunque fuera en tramos más cortos.

 

Durante los siguientes dos años recorrí la costa oeste africana, desde Marruecos hasta Sudáfrica, en cinco etapas. Compré una BMW F800 GS de segunda mano y la fui dejando en diferentes ciudades africanas: Senegal, Accra, Gabón, Swakopmund y Ciudad del Cabo. Al final de cada etapa regresaba en avión hasta España, seguía trabajando y ahorraba para el siguiente tramo. Esos dos años fueron definitivos para convencerme de que tenía que aparcar los miedos y dar el paso definitivo, o me arrepentiría toda la vida.

 

En marzo de 2013 volé a Ciudad del Cabo para arrancar una nueva etapa, pero también para tomar una decisión: o dejaba de viajar o dejaba de trabajar en España e intentaba ganarme la vida viajando.

 

Meses después, una mañana de septiembre, alojado en un “bed and breakfast” junto a las Cataratas Victoria, amanecí con la idea muy clara: solo se vive una vez y hay que intentar cumplir los sueños.

 

En octubre de ese año volé a Madrid para dejarlo todo y emprender una nueva vida. Lo más difícil fue dar ese primer paso definitivo. Después, no he vuelto a mirar atrás. El miedo principal, ese de cómo ganarme la vida viajando, desapareció al comprobar que con un proyecto claro, horas de trabajo y constancia, los apoyos aparecen. Tenemos la suerte de haber nacido en una pequeña parte del mundo donde, además de un pasaporte que abre casi todas las puertas, hemos recibido la educación necesaria para ganarnos la vida de muchas formas. Y eso, hay que aprovecharlo.

 

Desde finales de 2013 puedo decir que me dedico profesionalmente a viajar en moto por el mundo. En estos cuatro años he recorrido gran parte de la costa oeste africana, Madagascar, Estados Unidos, Canadá, Alaska y Baja California. En este momento mi moto se encuentra en Atlanta y me dirijo a Latinoamérica.

 

Comparto el viaje desde el principio a través de mi página web, medios especializados y especialmente, a través de mi canal de youtube. A partir de ahora, también lo haré mensualmente en esta web y trimestralmente en la revista del club.

 

Si os gusta viajar en moto, aquí nos vemos. 

Galería de imágenes