Atrás

Reportaje 13

La suma más famosa

¿Quién no reconoce esa operación aritmética tan famosa? 12 +1. Corresponde al piloto más grande de la piel de toro: Ángel Nieto. Pero ¿Porqué? Simple y llanamente es por la superstición de ganador mundial. Concretamente la triscaidecafobia o “trecefobia” Autor: Nacho Mahou

El 95% de las personas del mundo se declaran supersticiosas y el 5% restante miente” hemos llegado a leer. Puede ser. Pero el número que se lleva la palma es el 13, dentro de nuestra cultura occidental. Excepto en Italia, que es el 17, en numeros romanos es el XVII, de ahí lleva al VIXI o viví (vivir, en pasado). Esa fobia, desarrollada por nuestro Ángel de las dos ruedas, tiene un lugar en la Historia, el mal augurio del 13.

Sus origines se remontan profundamente, desde los fiordos nórdicos a las arenas del desierto. El Rey de Babilonia (1760 a.c.) imponía a la sazón una serie de reglas en las que no aparece el 13. ¿casualidad o superstición? Para los guerreros del norte, el 13 acarrea la más nefasta de la suertes, debido a su mitología. A los 12 invitados a una cena en Valhalla, se unió un decimotercer invitado, Loki, dios maldito en ese mito. En la cultura egipcia antigua se considera que la 13ª fase del ciclo de la vida es la muerte. Así mismo en las cartas del tarot el 13 corresponde a la muerte. El 13 de octubre de 1307 los Templarios fueron capturados y muertos. Suficientes datos para sospechar del XIII.

En el cristianismo hay todavía más: los 13 asistentes a la última cena. Y gran parte de la “culpa” de fatídico número es la perfección de su antecesor, el 12. En la Biblia aparece el 12 como número completo y divino: 12 puertas, 12 tribus, 12 apóstoles, 12 frutos del Espíritu Santo y 12 estrellas que las representan… Es considerado número perfecto por los 12 meses, las 12 horas de cada reloj, doce signos del Zodíaco, la Luna gira unas doce veces alrededor de la Tierra. Incluso las compras de productos por docenas, como los huevos. En la mitología: eran 12 los caballeros de la mesa redonda de Arturo.

Todo esto quizá explique que ciertos edificios se salten el piso 13, hoteles que carecen del 13 en la puerta, aeropuertos sin el embarque 13 o la fila 13 inexistente en los aviones. En los hospitales evitan el trece en sus numeraciones. Ciudades en las que tras la Avda. 12 sigue la 14. En la novela El Hobbit de J.R.R. Tolkien (1937) los protagonistas son 13 enanos y para evitar la mala fortuna, piden al Gandaf que busque el número 14 en el viaje a realizar. El caza estadounidense F-13 nunca existió debido a la superstición de los pilotos de combate. En Madrid no existe la línea 13 de autobuses.

Los pilotos de velocidad no son ajenos a la numerología y supersticiones, hay mucho que contar de sus dorsales. El primero en mantener su dorsal a pesar de poder optar al 1 fue Barry Sheene con su afortunado 7. El siguiente en emularle fue Valentino Rossi con el inefable 46, el mismo número que llevaba su padre cuando nació de Vale. Lorenzo eligió la casi perfección del 99, Márquez lo lleva por su año de nacimiento, Maverick por que son los puntos que se lleva el campeón del cajón, Dovi el 4, Petrucci el 9, Aleix Espargaró lleva el 41 por Ui, su ídolo La mala pata le llegó a Santi Herrero en la milla 13 del circuito del TT de la Isla de Man, a pesar del trébol de la suerte de sus casco.

Dentro de la cultura biker de la Vieja Escuela (Old School) en las choppers se tira mucho de Lucky 13 -afortunado 13- como símbolo de rebeldía, de distinción, para separarse de la multitud. Se pude ver el trece, rodeado de herraduras o tréboles en muchos tatuajes de los viejos bikers. Otra forma de huir de la multitud o la sociedad existente. Desafiante ¿no? En el dólar de Estados Unidos lo del 13 aparece con frecuencia. Quizá sea por las trece colonias que originaron el país. En el billete se contempla una pirámide incompleta, con trece escalones, el águila sostiene en una pata una rama de olivo con trece hojas y trece frutos, y en la otra, trece flechas y trece estrellas sobre la cabeza del águila. Y es que dentro de las creencias masónicas, el número trece representa la transformación y el cambio. Novus Ordo Seclorum (crear un nuevo orden mundial) es la frase que aparece en el dorso “One Dollar” y apoya esta teoría del significado del 13. Por otra parte Los Illuminati -vinculados al poder económico- están distribuidos en 13 grandes familias que son las que dominan el mundo. Su linaje se remonta a Egipto, incluso a la América precolombina. Da que pensar, no esta malo ese 13. 

Galería de imágenes