Atrás

Reportaje Angel Nieto

Ángel Nieto: Pionero, ídolo,mito,compañero y amigo

MELA CHÉRCOLES. El pasado 3 de agosto se nos fue para siempre Ángel Nieto, el padre de las motos en nuestro país. Pionero, ídolo y mito para todos. Para algunos privilegiados, entre los que me incluyo, además un gran compañero y un amigo.

Su legado deportivo fue enorme, pero fue aún más campeón como persona. Amaba las motos por encima de todas las cosas y dio continuidad a su carrera de piloto como propietario de equipo y, sobre todo, como comentarista televisivo.

Resultó célebre la pareja que formó con Valentín Requena en Televisión Española y años más tarde, entre 2012 y 2016, tuve la inmensa fortuna de tenerle como compañero en el equipo de retransmisiones de MotoGP para Mediaset.

Había ya una buena amistad previa, porque Nieto era amigo de todo aquél que amase su deporte, y la conexión con él siempre resultó muy fácil. Lo que más me llamó siempre la atención del Maestro era la ilusión de juvenil que le ponía a cada retransmisión a pesar de ser el más veterano de todos.

Era facilísimo entenderse rápido y bien con él y era, además, muy divertido, cargado de anécdotas y con un sexto sentido para saber en cada momento lo que iba a pasar en la pista.

Era el mejor, en la pista y fuera de ella, por su inmensa generosidad entre otras razones. Nunca olvidaré cuando a principios del nuevo siglo le dije a él y a Aspar en el paddock de algún circuito que en el AS, el periódico para el que cubro la información del Mundial desde finales de 1999, se estaban planteando dejar de mandarme a las carreras, porque resultaba muy caro.

Ángel me pidió que llamara a mi jefe para que les pusiera con él. Nieto y Aspar le dijeron a Alejandro Elortegui, el director adjunto de AS, que si Mela no venía a las carreras, no había gran premio, y surtió efecto inmediato su llamada, porque no dejé de venir y de seguir disfrutando de su compañía en los circuitos. Elortegui me contó después que cuando se lo contó a Alfredo Relaño, el director de AS, le puso como ejemplo para que entendiera el nivelazo de aquel detalle que era como si a él le llamaba Alfredo Di Stéfano para decirle que tal o cual periodista no podía dejar de viajar a los partidos del Real Madrid, porque de lo contrario no había partido.

Las muestras de cariño por la pérdida del Maestro han sido innumerables porque su grandeza invitaba a ello. Está tan presente en la memoria colectiva que es como si en realidad no se hubiera ido, porque la afición y los medios le recuerdan permanentemente.

El homenaje final que sus hijos organizaron en Madrid, con punto de partida en el Santiago Bernabéu y punto de llegada en su querido circuito del Jarama, fue multitudinario, quedando claro que los Nieto nunca caminarán solos, porque el recuerdo de Ángel será eterno y su legado imborrable.

Sus hijos Gelete y Pablo, con los que tengo una relación de amistad, y Hugo han dado en todo momento un ejemplo de entereza. Seguro que Nieto, allá donde esté, estará muy orgulloso de ellos y feliz del gigantesco cariño que ha brindado a su memoria el mundo de la moto y España entera, quedando claro que era uno de los símbolos de su país.

Descansa en paz MAESTRO.

 

Galería de imágenes